¿Qué es el Marketing?

El marketing es aquello de lo que todo el mundo habla pero no tanta gente conoce. De hecho, es muy habitual ver cómo se confunde el marketing con la publicidad o con las estrategias a veces entendidas como deshonestas, que utilizan las marcas para convencernos de comprar. Y el marketing puede ser todo eso; pero también es mucho más.

Si recurrimos a la bibliografía, podemos encontrar grandes definiciones que nos ayudan a ir acercándonos al “quid” de la cuestión. Entre los grandes especialistas del marketing de ayer y hoy, encontramos a Philip Kotler, el cual nos ofrece una definición bastante académica del tema que nos ocupa: ” El marketing es un proceso social y administrativo mediante el cual grupos e individuos obtienen lo que necesitan y desean a través de generar, ofrecer e intercambiar productos de valor con sus iguales“.

Remitiéndonos a esta extensa y compleja definición que nos plantea Kotler, podemos prestar atención a dos conceptos que se repiten con frecuencia en el mundo del marketing: necesitan (necesidades) y valor. Ambas palabras conjuntamente podrían ofrecernos una visión directa de lo que realmente quiere decir marketing: cubrir las necesidades generando valor. Cosa mucho más compleja de lo que podría parecer a simple vista.

pablo.value

El curioso mundo de las necesidades

Como se suele decir habitualmente en economía “las necesidades son ilimitadas pero los recursos escasos”; y ampliando la comprensión de esta frase, podríamos introducir en la ecuación otros conceptos clave como:  público objetivo y presupuesto. Porque ni todos los individuos quieren cubrir sus necesidades de la misma manera, ni cuentan con el mismo dinero para invertir.

Se sabe desde hace décadas que todos los humanos aspiramos a lo mismo, sí, aunque pueda parecer muy extraño es así. Tu vecina de enfrente y el niño que juega en una calle de Lima, tienen las mismas necesidades que tú, que yo y que el resto de los humanos. De hecho, el fundamento básico del marketing no es “descubrir esas necesidades”, si no entender la mejor manera en que pueden ser cubiertas las carencias humanas resultando mejor que sus rivales (competencia) y por tanto, poder ganar así cuota de mercado (un pedacito del queso disponible en forma de ventas netas).

pablo (17)

La pirámide de Maslow

Si aún sientes curiosidad por comprender cómo es posible que todos aspiremos a lo mismo (aunque de distinta manera), te tengo que hablar sobre la “Teoría de las Necesidades Humanas” expuesta por el psicólogo Abraham Maslow, hace ya más de 70 años. Esta pirámide trata de jerarquizar las necesidades de toda persona según su nivel de importancia vital, es decir, comienza enumerando las necesidades más básicas para la supervivencia como el comer o el dormir, hasta ir ascendiendo hasta cuestiones como el reconocimiento o la auto-realización.

Para poder entender mejor en qué consiste esta planteamiento sobre las necesidades humanas, te voy a comentar los niveles que conforman esta pirámide, desde la base,  la cual engloba las necesidades más imperiosas, hasta la cima o auto-realización plena.

1. Necesidades básicas:

Son puramente las necesidades fisiológicas que debemos cubrir para garantizar nuestra existencia. Entre ellas encontramos acciones necesarias como dormir, comer o conservar la temperatura corporal. Sin tener previamente cubiertos estos requerimientos, cualquier persona tendría muy complicado ponerse a pensar en otras cuestiones de orden superior.

2. Necesidades de seguridad

No solo tenemos que entender por seguridad el tener una casa donde guarecernos, la seguridad es una premisa que se extiende mucho más allá que un lugar físico y donde podemos encontrar aspectos tales como la seguridad laboral, seguridad en la familia y pareja o seguridad de ingresos.

3. Necesidades de afiliación

En esta categoría podemos encontrar la necesidad de afecto y de establecer vínculos con los demás, no solo a nivel familiar, si no sintiéndonos parte de un grupo o comunidad, y es que efectivamente, el humano es puramente un “animal social”.

4. Necesidades de reconocimiento

Todas las personas necesitamos sentirnos valiosas de algún modo para los demás y precisamente el reconocimiento permite que se conformen una autoestima y auto-concepto positivos. Aunque en este caso, el propio Maslow hace distinción entre el “reconocimiento inferior” que englobaría el respeto que los demás sienten hacia nosotros (estatus, fama, reputación) y otro de índole superior donde se sitúa el respeto hacia uno mismo en base a autoconfianza, sentimiento de logro y autoestima.

5. Necesidades de auto-realización

Es el último nivel al que todos querríamos llegar, en el se ubica el desarrollo pleno del individuo mediante el auto-conocimiento, desarrollo moral y comprensión de la misión vital.

 

¿Qué te han parecido estos niveles de necesidades? ¿estás de acuerdo con ellos o crees que se han quedado un tanto obsoletos?

 

Gala de Pereda
galadepereda@gmail.com